Casimiro Curbelo tiene un una lujosa vivienda de 100 metros cuadrados y una plaza de garaje en la localidad madrileña de Villanueva de la Cañada

El político gomero la adquirió en junio de 2004, estando en el PSC-PSOE

EDDC.NET / Santa Cruz de Tenerife

En San Sebastián de la Gomera Casimiro Curbelo disfruta de un fastuoso piso de 256 metros cuadrados, situado justo encima de sede de la Administración Tributaria Insular. Curbelo y su esposa lo compraron en régimen de gananciales en julio de 2002 y no está hipotecado. Su valor actual supera el medio millón de euros.

El matrimonio posee, asimismo, otro apartamento de 60 metros cuadrados. En la calle Profesor Armas Fernández, donde se encuentra la sede del Gobierno insular, Curbelo tiene además un local comercial de 70 metros cuadrados adquirido en julio de 2007.

En ambos edificios, el político socialista sumó siete plazas de garaje y cinco trasteros, escriturados entre los años 2000 y 2007.

Junto a su esposa, Curbelo también controlaba tres empresas –dos constructoras y una inversora- que, a su vez, suman otras nueve propiedades inmobiliarias, siete en la isla de La Gomera y dos en Tenerife, un piso de 110 metros cuadrados y un garaje con trastero, sitos en San Cristóbal de La Laguna. Se trata de las empresas Chewy West SL, Argamul Gomera SL y Caculago Gomera SL, todas domiciliadas en el piso de 256 metros cuadrados antes mencionado.

Las dos primeras fueran dadas de alta el pasado 16 de enero de 1998 y la tercera el pasado 25 de noviembre de 2003. Estas tres sociedades no presentan cuentas en el Registro Mercantil desde el ejercicio 2007, a pesar de que se encuentran obligadas a hacerlo por ley. Coincidiendo con aquellas acusaciones de un presunto y posible enriquecimiento ilícito y algunas pesquisas de la Fiscalía, Curbelo prefirió no volver a presentar las cuentas en el Registro Mercantil“.

Según información de este mismo registro, Chewy West se dedicaba a la “compra, venta arrendamiento de todo tipo de bienes; promoción, ordenación y parcelación de terreno, la construcción en el más amplio sentido de la actividad”. A cierre de 2007 tenía contabilizados 889.000 euros en activos, la mitad en “inmovilizaciones materiales” y la otra mitad en “financieras”.

El presidente del Cabildo de La Gomera era el administrador único de Chewy West, así como de Argamul Gomera, dedicada a la “realización de inversiones de carácter mobiliario o inmobiliario”. Argamul Gomera suma en activos la cifra de 1.149.842 euros, de los que casi 900.000 euros están en inversiones financieras. Finalmente Caculago Gomera, que posee dos inmuebles en la localidad gomera de Vallehermoso, registró unos activos de 17.511,20 euros. La administradora única de esta empresa era la esposa de Curbelo, Remedios Montañez, y su objeto social abarca desde la creación de otras sociedades hasta actividades relacionadas con el transporte. Las tres son, en cualquier caso, sociedades estrictamente patrimoniales destinadas a la tenencia de bienes, sin un solo empleado ni actividad comercial conocida.

Pero la lista de propiedades no se circunscribe al ámbito isleño. Más allá del archipiélago el líder gomero posee también una lujosa vivienda de 100 metros cuadrados y una plaza de garaje en la localidad madrileña de Villanueva de la Cañada, que adquirió en junio de 2004.

Aunque varias de las 26 propiedades que acumula Casimiro Curbelo no han podido no han podido ser valoradas por la negativa del Registro a proporcionar información sobre las mismas, un cálculo efectuado a la baja cifra la fortuna del político en más de 3,5 millones de euros, aunque informaciones solventes la elevan a más de 20 millones de euros. Es decir, más de 2.000 millones de las antiguas pesetas.

Casimiro Curbelo renunció a su sueldo de presidente del Cabildo cuando obtuvo por primera vez el acta de senador, en 1993. Un cargo por el que cobraba, cuando se vio obligado a renunciar el pasado julio, unos 3.500 euros mensuales brutos más 1.800 para gastos y alojamiento. Tras dimitir de la Cámara Alta por el escándalo provocado en su particular juerga madrileña pasó a percibir 5.512.79 euros del Cabildo Insular, aunque después de su llegada al Parlamento sus emolumentos alcanzan los 110.000 euros. Queda por aclarar, pues, la manera en la que el socialista ha conseguido convertirse en todo un potentado, propietario de un considerable capital inmobiliario, contando exclusivamente con este salario. O quizá no sea necesario…